fotros travel agency
Patrimonios de la Humanidad en Irán, parte 1
costumbres iraníes
46

Patrimonios de la Humanidad en Irán, parte 1

Irán es una de las civilizaciones más antiguas del mundo y hasta ahora se ha registrado 24 sitios en la lista de los patrimonios de la humanidad de UNESCO. En este articulo les presentaremos 8 monumentos de esta lista y seguimos presentar los sigiuentes en otros articulos. 

1. Bisotun (2006, Kermanshah) 

Bisotun se encuentra a lo largo de la antigua ruta comercial que une el altiplano iraní con Mesopotamia y presenta restos desde la época prehistórica hasta los períodos Mediano, Aqueménida, Sasánida e Iljaní. El principal monumento de este sitio arqueológico es el bajorrelieve y la inscripción cuneiforme que ordenó Darío I, El Grande, cuando ascendió al trono del Imperio Persa, 521 a. C. El bajorrelieve muestra a Darius sosteniendo un arco, como signo de soberanía, y pisando el pecho de una figura que yace de espaldas ante él.

Hay 1.200 líneas de inscripciones que cuentan la historia de las batallas que Darío libró en 521-520 a. C. contra los gobernadores que intentaron desmantelar el Imperio fundado por Ciro. La inscripción está escrita en tres idiomas. El más antiguo es un texto elamita que hace referencia a leyendas. describiendo al rey y las rebeliones.

La última fase de la inscripción es particularmente importante, ya que es aquí donde Darío introdujo por primera vez la versión persa antigua de su res gestae (cosas hechas). Este es el único texto monumental conocido de los aqueménidas que documenta el restablecimiento del Imperio por parte de Darío I. También da testimonio del intercambio de influencias en el desarrollo del arte y la escritura monumentales en la región del Imperio persa. También hay restos del período mediano (siglos VIII al VII a.C.), así como del período aqueménida (siglos VI al IV a.C.) y post-Aqueménida.

 

2. Chogha Zanbil (1979, Susa)

Las ruinas de la ciudad santa del Reino de Elam, rodeadas por tres enormes muros concéntricos, se encuentran en Chogha Zanbil. Fundada 1250 a.C., la ciudad quedó inconclusa después de que fue invadida por Ashurbanipal, como lo demuestran los miles de ladrillos sin usar que quedaron en el sitio.

 

3. Persépolis (1979, Shiraz)

Capital del imperio aqueménida fundada por Darío I en el año 518 a.C., Persépolis fue construida sobre una inmensa terraza, natural y artificial a la vez, en la que el rey de reyes erigió un espléndido conjunto palacial de proporciones colosales inspirado en los modelos mesopotámicos. Este sitio arqueológico es único en su género por la cantidad y la calidad de los vestigios monumentales que posee.

 

4. Ruinas de Pasargada (2004, Fars)

La ciudad de Pasargadas, fundada en el siglo VI a.C. por Ciro el Grande en la región de Pars, cuna del imperio persa, fue la primera capital de la dinastía de los aqueménidas. Sus palacios y jardines, así como el mausoleo de Ciro, no sólo constituyen una muestra excepcional de la primera fase del arte y la arquitectura aqueménidas, sino también un testimonio ejemplar de la civilización persa. Además del mausoleo de Ciro, entre los vestigios arqueológicos dignos de mención de este sitio de 160 hectáreas, cabe destacar la terraza fortificada denominada Tall-e Takht y el conjunto arquitectónico palacial formado por un pórtico de entrada, una sala de audiencias, aposentos reales y jardines. Pasargadas fue la capital del primer gran imperio multicultural del Asia Occidental, que se extendía desde Egipto y las orillas del Mediterráneo Oriental hasta las del río Indo. Se estima que ese imperio fue el primero en respetar la diversidad cultural de sus distintos pueblos. Esta característica ha quedado reflejada en la arquitectura de los aqueménidas, que sintetiza los aportes culturales de las diferentes poblaciones gobernadas por esta dinastía.

 

5. Sistema hidráulico de Shushtar (2009, Ahwaz)

Puentes, presas, canales, construcciones y molinos de agua del pasado y el presente, inscrito como obra maestra del ingenio creativo, se remonta a los tiempos de Darío el Grande (siglo V a.C.) con la creación de dos canales principales de desviación de las aguas del río Kârun. Uno de ellos, el canal de Gargar, todavía abastece de agua a la ciudad de Shushtar, atravesando toda una red de túneles y haciendo funcionar un conjunto de molinos hidráulicos. Desde un farallón espectacular, el agua cae en cascada hacia un estanque situado en la parte baja, antes de entrar en la llanura situada al sur de la ciudad donde riega un terreno de 40.000 hectáreas de campos y huertos de árboles frutales conocido por el nombre de Mianâb (el Paraíso). El sitio comprende también un conjunto de construcciones notables como el castillo de Salasel, centro de control de todo el sistema hidráulico, la torre de Kolah-Farangi, que mide el nivel del agua, y toda una serie de presas, puentes estanques y molinos hidráulicos. Este sitio es un testimonio del saber teórico y práctico de los antiguos elamitas y los pueblos mesopotámicos, de los conocimientos técnicos de la civilización nabatea posterior y de la influencia de la ingeniería civil del Imperio Romano.

 

6. Susa (2015, Ahwaz)

Situado al sudoeste del Irán, en las faldas de los Montes Zagros. Las estructuras arquitectónicas descubiertas gracias a las excavaciones corresponden a construcciones monumentales de diferente índole: palacios, edificios administrativos, templos y viviendas. El sitio arqueológico de Susa presenta una serie continua de capas superpuestas de asentamientos urbanos que abarcan un periodo muy vasto: desde el quinto milenio a.C. hasta el siglo XIII de nuestra era. Este bien cultural constituye un testimonio excepcional de las culturas elamita, persa y parta, hoy desaparecidas en gran parte.

 

7. Paisaje arqueológico sasánida de la región del Fars (2018, Fars)

Situados al sureste de la provincia iraní del Fars, estos ocho sitios arqueológicos se encuentran en tres zonas geográficas: Firuzabad, Bishapur y Sarvestan. Se trata de estructuras fortificadas, palacios y planos urbanos cuya construcción se remonta a los primeros y últimos momentos del imperio sasánida, que se extendió en la región entre los años 224 y 658 de nuestra era. Los sitios comprenden en particular la primera capital del fundador de la dinastía, Ardeshir Babakan y una ciudad y estructuras arquitectónicas debidas a su sucesor, el rey Shapur I. Este paisaje arqueológico, que se apoya en una explotación óptima de la topografía natural, atestigua la influencia de las tradiciones culturales aqueménidas y partas y de los intercambios con el arte romano, que tuvieron una importante influencia en la arquitectura y los enfoques artísticos del periodo islámico.

 

8. Ciudad de Bam y su paisaje cultural (2004, Kerman)

La ciudad de Bam está situada en una región desértica del extremo sur de la meseta iraní y sus orígenes se remontan al periodo aqueménida (siglos VI al IV a.C.). Situada en una encrucijada de rutas comerciales y reputada por su producción de tejidos de seda y algodón, conoció su máximo apogeo entre los siglos VII y XI d.C. Bam creció en un oasis creado gracias a los qanats, canales de riego subterráneos, de los que ha conservado algunos de los más antiguos de todo el Irán. El sitio comprende la ciudad fortificada medieval de Arg-e-Bam, que es el ejemplo más representativo de conjunto arquitectónico de este tipo construido con una técnica autóctona de apilamiento de capas de adobe (chineh).

 

"Este articulo es un resume corto de la pagina oficial de UNESCO."

 
We love to hear your comments